Almudena Sánchez Matamoros y José Manuel Sánchez-Vizcaíno
SUAT-UCM

Mapa de distribución de Peste Equina Africana en África     La Peste Equina Africana (PEA) es originaria y endémica de las regiones tropical y subtropical de África Sub-sahariana y Yemen, donde periódicamente continúan notificando brotes de la enfermedad en équidos domésticos. La primera referencia que existe de una epidemia de PEA data de 1932 en Yemen. Sin embargo, el virus probablemente se originó en África.

No existen referencias de la enfermedad en el sur de África hasta 1657, dándose en 1719 el primer brote de importancia con más de 1700 animales muertos. Hasta el siglo XXI se han ido registrando nuevos brotes de la enfermedad, destacando el brote que ocurrió en Sudáfrica (1854-1855) en el que 70.000 caballos murieron. Sin embargo durante el último siglo ha disminuido significativamente la frecuencia, extensión y severidad de los brotes en esta zona, coincidiendo con una disminución en las poblaciones de caballos y cebras y el desarrollo de vacunas contra la enfermedad.

En la zona de distribución de vectores competentes fuera de la zona enzoótica se han notificado diferentes brotes esporádicos en el último siglo. En el período 1959 a 1961 el serotipo 9 afectó a múltiples países de Oriente Medio, consiguiendo su erradicación mediante una campaña de vacunación masiva. En el año 1965 el mismo serotipo apareció por primera vez en Marruecos, después se extendió a Argelia y Túnez, y cruzó el Estrecho de Gibraltar, llegando a España en octubre de 1966. España consiguió la erradicación del virus tras la aplicación de una intensa campaña de vacunación. Hasta 1987 no apareció ningún otro foco fuera de la zona endémica, cuando se declaró un nuevo brote de Peste Equina Africana en el centro de España. Se trataba del serotipo 4, el cual se introdujo por la importación de cebras infectadas con el virus de forma subclínica a un safari de la Comunidad de Madrid. Los brotes duraron hasta octubre en la zona centro, pero aparecieron focos en el sur del país que no se erradicaron hasta 1990. Desde España se extendió en 1989 a Portugal, erradicada ese mismo año, y a Marruecos, donde permaneció hasta 1991.


 Evolución del serotipo 4 del virus de la Peste Equina Africana en el brote de 1987-1990 en España.
Fig.4: Evolución del serotipo 4 del virus de la Peste Equina Africana en el brote de 1987-1990 en España.
Fuente: Elaboración propia con datos de Sánchez-Vizcaíno, 2004. Dev Biol. Basel.


Desde 2010 los países que han declarado la presencia de enfermedad a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) han sido Botsuana (última notificación en 2010), Eritrea (última notificación en 2010), Ghana (última notificación en 2010), Lesoto (última notificación en 2011), Namibia (última notificación en 2011), Somalia (última notificación en 2011), Suazilandia (última notificación en 2011), Sudáfrica (última notificación en 2011) y Etiopia (última notificación en 2012, la enfermedad se ha declarado endémica).


 Distribución geográfica de la Peste Equina Africana
Fig.5: Distribución geográfica de la Peste Equina Africana. Fuente: Elaboración propia con datos de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)


A pesar de los controles sanitarios realizados en las fronteras de la Unión Europea no se puede descartar la reaparición de esta enfermedad en nuestro país debido a la transmisión mediante vectores que pueden trasladarse largas distancias, así como al aumento del área de distribución de dichos vectores por el calentamiento global y el incesante movimiento de équidos con fines deportivos, comerciales o recreativos. La aparición de esta enfermedad en un país supone gravísimas restricciones al comercio de équidos, lo que sin duda representa un duro golpe a la actividad económica, deportiva y sociocultural.

 

< ¿Qué es la Peste Equina Africana?                                                                                         Diagnóstico de la Peste Equina Africana >