Peste Porcina Africana (PPA)

 
Antecedentes   /   Situación actual   /   África   /    Europa   /   Asia   /   Investigación   /   Vídeos
 

La Peste Porcina Africana (PPA) representa actualmente el mayor desafío para el  sector porcino a nivel global y el mayor problema actual de la sanidad animal. Es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la PPA que afecta a suidos, tanto domésticos como silvestres. Por sus importantes implicaciones económicas y sanitarias se encuentra en la lista de enfermedades de declaración obligatoria de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Su situación actual es de enorme preocupación a nivel mundial debido a su extensa expansión durante los últimos años, afectando en la actualidad acuatro continentes donde habitan más del 78% de la población porcina mundial. La PPA no sólo se ha mantenido en numerosos países africanos, también ha ido avanzando por países del continente europeo y ha afectado, por primera vez, al continente asiático e islas cercanas a Australia. En Asia se ha abierto paso a través del mayor productor porcino, China, que alberga cerca de la mitad de la población porcina mundial. Durante el año 2019, el número de cerdos domésticos sacrificados debido a la PPA fue diez veces mayor que en el 2007 y cinco veces mayor que en el 2018 (Tabla 1).

Tabla 1. Número total de cerdos domésticos sacrificados al año por causa de la peste porcina africana (Fuente: OIE y FAO).

 Una de las razones de su gran expansión sin control es la falta de vacunas y tratamientos disponibles para luchar contra ella, lo que nos deja obligados a tomar medidas sanitarias estrictas. Sin embargo, en ciertas circunstancias, implementar las medidas de bioseguridad necesarias para frenar su difusión implica cambios de prácticas tradicionales y costumbres ancestrales, lo que representa un verdadero reto para los sanitarios.

En esta sección encontrará toda la información de la epidemiología de la enfermedad, sus antecedentes, la situación actual y los nuevos retos de investigación de la misma, así como actualizaciones periódicas mediante el envío de nuevas comunicaciones. 

 

Antecedentes de la PPA

La PPA fue descrita por primera vez en Kenia en 1921, por Montgomery. Se describió como una enfermedad con alto nivel de letalidad (99%) en los cerdos europeos recién importados. En las siguientes décadas, se observó su presencia en varios países de África subsahariana.

La primera vez que la PPA se reportó fuera del continente africano fue en Portugal en 1957, en una granja de cerdos domésticos cercana a Lisboa. No obstante, este foco fue rápidamente controlado tras el sacrificio de más de 10 000 cerdos domésticos. Tras un silencio epidemiológico de tres años, en 1960 volvió a manifestarse la enfermedad en el país vecino, desde donde se extendió por toda la Península Ibérica. La PPA permaneció en la Península Ibérica de forma endémica durante aproximadamente 35 años, hasta que en 1995 se logró la erradicación de la misma, tras grandes esfuerzos y costes económicos.

Durante estos años de presencia de PPA en la Península Ibérica, varios países europeos y americanos sufrieron brotes de PPA en sus fronteras (Figura 1), originados principalmente por  movimientos de productos cárnicos contaminados. No obstante, todos estos focos fueron erradicados, a excepción de la isla de Cerdeña, donde la enfermedad ha estado presente por más de 40 años, desde 1978. Actualmente, la isla de Cerdeña lleva más de un año sin notificaciones positivas en domestico ni jabalíes. Su solicitud de declaración como país libre de PPA está en marcha.

Epidemiología de la PPA desde 1957 hasta 1999

Figura 1. Epidemiología de la PPA desde 1957 hasta 1999.

Desde la erradicación de la PPA en España en 1995, a excepción de la isla de Cerdeña y un brote aislado en 1999 en Portugal, la enfermedad permaneció confinada en el continente africano. En las última décadas, la PPA ha adquirido gran importancia en África, afectando a un gran número de países anteriormente libres de la enfermedad, extendiéndose por el Oeste y Centro del continente, con el consiguiente aumento de virus circulante y, por lo tanto, de productos cárnicos contaminados.

Este hecho pudo contribuir al salto epidemiológico en el año 2007, con la reentrada del virus de la PPA en el continente europeo, a partir de la región Caucásica, concretamente en el puerto de Poti en Georgia. Desde entonces, la PPA se ha ido difundiendo sin control hacia nuevos territorios.

 

Situación actual de la Peste Porcina Africana

Actualmente, la PPA se encuentra presente en cuatro continentes (África, Europa, Asia y Oceanía), superando cualquier escenario histórico, donde se observan distintos patrones epidemiológicos (Figura 2). El estudio de los diferentes patrones epidemiológicos es esencial para un enfoque eficaz del diseño y la implementación de las medidas de prevención y control. A continuación, se detallan los distintos escenarios epidemiológicos observados en la actualidad.

Escenarios epidemiológicos actuales de la peste porcina africana
Figura 2. Escenarios epidemiológicos actuales de la peste porcina africana.

 

Peste Porcina Africana en África

En África, la población porcina se ha duplicado durante las últimas tres décadas, lo que ha dado lugar a un incremento en el número de notificaciones y regiones afectadas por PPA. Actualmente, gran parte de los países subsaharianos están afectados por esta enfermedad de forma endémica. En este territorio se han observado los 24 genotipos distintos descritos del virus de la PPA hasta la fecha, encontrándose la mayor variabilidad en el este del continente.

En el sudeste africano destaca un ciclo epidemiológico muy complejo caracterizado por la coexistencia de suidos silvestres, como el potamóquero de río (Potamochoerus larvatus), el facóquero común (Phacochoerus africanus) y el hilóquero (Hylochoerus meinertzhageni), garrapatas blandas del complejo O. moubata y cerdos domésticos. Los suidos silvestres del sudeste africano tienen la particularidad de ser tolerantes al desarrollo de la enfermedad,  actuando como reservorios y una fuente permanente del virus. Además, el virus de la PPA es capaz de replicarse en las garrapatas del complejo O. moubata, las cuales pueden actuar como vectores en la transmisión del virus entre los suidos silvestres y los cerdos domésticos. La participación de los hospedadores silvestres, tanto suidos como garrapatas, hace extremadamente difícil su erradicación.

La situación es distinta en el oeste africano, donde los hospedadores silvestres no están presentes, siendo el cerdo doméstico el único hospedador involucrado. De tal forma que el control y la erradicación en el oeste de África pueden parecer más sencillo, sin embargo, también representa un gran reto sanitario. Esto es debido a que el sector porcino se ve afectado por factores socio-económicos que limitan la capacidad de los productores para implementar las medidas de control necesarias para una mejor gestión de esta enfermedad.

 

Peste Porcina Africana en Europa

En Europa, desde su re-introducción en 2007 a través de Georgia, la PPA ha ido avanzando sin control. En un primer lugar, la enfermedad comenzó su expansión hacia el norte, afectando en ese mismo año a Armenia, Azerbaiyán y la Federación Rusa. Desde la Federación Rusa, la PPA ha alcanzado países como Ucrania (2012) y Bielorrusia (2013). Posteriormente, en 2014 se produjo la entrada de la enfermedad en la Unión Europea (UE), concretamente en Lituania, Polonia, Letonia y Estonia. A partir de 2016, otros nueve países de Europa se han visto afectados como Moldavia (2016), Rumanía (2017), República Checa (2017), Bulgaria (2018), Hungría (2018), Bélgica (2018), Eslovaquia (2019), Serbia (2019) y recientemente Grecia (2020) (Figura 3). Esta situación es de elevadísimo riesgo para países vecinos como Francia, Alemania y España, siendo estos dos últimos los mayores productores de porcino de la Unión Europea, por lo que la notificación de esta enfermedad podría conllevar cuantiosas pérdidas económicas.

Epidemiología de la PPA en Europa desde 2007 hasta abril 2020
Figura 3. Epidemiología de la PPA en Europa desde 2007 hasta abril 2020.


En Europa se han visto afectados tanto cerdos domésticos como jabalíes, estos últimos han demostrado tener un papel muy importante en la persistencia y circulación del virus en este continente. A diferencia de los suidos silvestres de África, los jabalíes euroasiáticos son susceptibles al desarrollo de la enfermedad, cursando con un cuadro clínico muy similar al observado en cerdos domésticos. La elevada abundancia del jabalí en el territorio europeo condiciona aspectos muy importantes de la transmisibilidad de enfermedades infecciosas entre poblaciones.

Dentro del continente europeo se observan dos escenarios epidemiológicos diferentes en función del tipo de hospedador afectado predominante. Por un lado, se encuentran los países afectados de la Unión Europea (con la excepción de Rumanía, Bulgaria, Eslovaquia y Grecia), en donde más del 90% de los casos notificados se atribuyen a jabalíes, con brotes esporádicos en granjas de cerdos domésticos. Sin embargo, en el este de Europa, incluyendo países como Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia y Rumanía, la PPA afecta mayoritariamente a granjas de cerdo doméstico y en menor medida a jabalíes. Esta diferencia puede ser explicada por el hecho de que estos últimos países presentan mayor número de granjas familiares o de traspatio. Este tipo de sistema de producción posee bajos niveles de bioseguridad y suelen estar ubicadas en áreas donde habitan jabalíes, lo que incrementa el riesgo de transmisión del virus a cerdos domésticos. Además, es posible que en este tipo de granjas se practique la alimentación de los cerdos con desperdicios alimenticios. Esta actividad ha sido históricamente una de las principales vías de transmisión del virus de PPA y está actualmente prohibida en la Unión Europea.

La isla de Cerdeña, en donde la PPA ha estado endémica desde 1978, en los últimos años ha logrado un descenso considerable en las notificaciones de la enfermedad, tanto en cerdo doméstico como en jabalí, hasta el punto de estar a las puertas de declarase libres de PPA. Esto ha sido posible tras enormes esfuerzos de estudios epidemiológicos, de la administración y el sector ganadero, siendo la captura y retirada de los cerdos criados en libertad una de las medidas más efectivas.

 

Peste Porcina Africana en Asia

El virus de la PPA se abre paso por primera vez en Asia en agosto de 2018, a través vez de China, en una granja de cerdos domésticos localizada en la ciudad de Shenyang. Las posibles fuentes de introducción, en base a las encuestas epidemiológicas, fueron la importación de lechones procedentes de áreas infectadas y la alimentación de animales con restos alimenticios contaminados. Los estudios genéticos del aislado mostraron similitud con los circulantes en Europa.

El avance de la PPA por todo el territorio chino ha sido considerablemente rápido en comparación con otros escenarios epidemiológicos. Esta rápida difusión también se ha visto reflejada en el avance transfronterizo, afectando a otros 11 países asiáticos en 2019 (Mongolia, Vietnam, Camboya, Hong Kong, Corea del Norte, Laos, Myanmar, Filipinas, Corea del Sur, Timor-Leste e Indonesia) (Figura 4). Recientemente, en marzo de 2020, Papúa Nueva Guinea ha confirmado la presencia de PPA en su territorio, lo que aumenta la preocupación en Australia debido a los pocos cientos de kilómetros que separan sus costas. 

Epidemiología de la PPA en Asia desde 2018
Figura 4. Epidemiologíade la PPA en Asia desde 2018

Algunos de los factores que están favoreciendo la dispersión de la enfermedad en este continente es i) la falta de experiencia en la detección, manejo y control de la PPA; ii) las características del sector porcino, ya que existe una elevada proporción de granjas de traspatio; y iii) la realización de prácticas de riesgo tradicionales, como el empleo de restos alimenticios o incluso el uso de sangre o derivados hemáticos como suplemento alimenticio. A excepción de Corea del Sur, donde se han reportado numerosos casos en jabalí, la mayoría de los casos notificados en los países asiáticos han sido reportados en cerdos domésticos.

A pesar de las medidas de control y prevención tomadas hasta ahora, la PPA ha seguido avanzando por este continente y causando la muerte de, al menos, 6 millones de animales. China es el mayor productor porcino mundial, con más de 400 millones de cerdos, por lo que esta situación es realmente alarmante, ya que está dando lugar a graves problemas económicos así como de abastecimiento, e incluso afectando al comercio internacional por el incremento del precio de la carne de cerdo.

 

Nuevos retos de investigación en Peste Porcina Africana

En vista de la situación actual, es necesario replantear y mejorar los planes y programas de control y prevención frente a la PPA.  Entre los grandes retos del control de la PPA destaca la falta de tratamiento o vacuna disponible, así como la existencia de distintos escenarios epidemiológicos.

Por este motivo, gran parte de los estudios de investigación en PPA se están centrando en el desarrollo de una vacuna segura y eficaz. El desarrollo de una vacuna frente a la PPA se ha visto dificultado a lo largo de la historia por la gran complejidad del virus, la falta de conocimiento de los procesos relacionados con la interacción virus-hospedador, la ausencia de una respuesta inmunitaria neutralizante y ciertas dificultades técnicas como la adaptación del virus a una línea celular estable. Actualmente, nuestro grupo SUAT-UCM (www.sanidadanimal.info) está coordinando el proyecto VACDIVA (www.vacdiva.eu) (nº 862874, H2020), dotado con 10 millones de euros, con el fin de ampliar el conocimiento en esta área y poder conseguir una vacuna DIVA segura y eficaz, tanto para cerdo doméstico como para jabalíes.

Por otro lado, es importante que se continúen los estudios epidemiológicos encaminados a identificar los factores de riesgo en las regiones afectadas, así como las  potenciales vías de introducción en los países libres. Es necesario adaptar los programas de control y erradicación a cada uno de los escenarios epidemiológicos, incorporando sus características culturales y sociológicas, así como reforzar las medidas de prevención en escenarios libres. La formación de veterinarios y ganaderos sobre la PPA es fundamental para evitar una mayor difusión de la enfermedad.

De esta forma, una vacuna eficaz y segura junto con el establecimiento de buenos planes de control y erradicación personalizados para cada uno de los escenarios epidemiológicos podría ser la solución para frenar la continua diseminación de la PPA.

 

Vídeos

 

Formas clínicas de PPA

 

Protege tu granja contra la PPA

 

PPA La enfermedad