Bienvenidos a Sanidad Animal, 16 años siendo tu portal de referencia en Internet

Lengua Azul (LA)

¿Qué es la Lengua Azul?

La Lengua Azul (LA) es una enfermedad infecciosa, transmitida principalmente por vectores del género Culicoides que afecta a diferentes especies de rumiantes. El agente infeccioso es el virus de la LA (vLA), orbivirus del que se han descrito 26 posibles serotipos. 



La LA afecta a rumiantes, tanto domésticos como silvestres. Se considera a las ovejas como hospedador principal, ya que es la especie que desarrolla la enfermedad, pudiendo alcanzar altas tasas de mortalidad y morbilidad. Además, existen otras especies no rumiantes a las que el vLA ha podido infectar, como  por ejemplo la musaraña o el perro. 

La principal vía de transmisión del virus es a través de jejenes del género Culicoides, destacando que no todas las especies de este género son capaces de transmitir el vLA. De forma esporádica y mucho menos importante también se ha descrito la posibilidad de transmisión por semen, embriones, vía transplacentaria y de manera iatrogénica.

La presencia de la enfermedad está directamente relacionada con la distribución de vectores competentes. Esta distribución se encuentra íntimamente ligada a las condiciones ecológicas y climatológicas. Actualmente la distribución de vectores competentes llega incluso hasta latitudes de 65ºN en Europa y los periodos de mayor actividad del vector en este continente suceden a finales de verano o principios de otoño. El cambio climático es uno de los factores determinantes en el aumento de la expansión de los vectores competentes y con ello de la enfermedad. 

Evolución histórica y situación en Europa

La Lengua Azul fue descrita en Sudáfrica a principios del siglo XX y durante mucho tiempo se pensó que el virus sólo estaba presente en África, donde probablemente la infección ya era endémica en los rumiantes silvestres, hasta que en 1943 fue descrita en Chipre. Desde este momento el virus se ha ido diseminando por el Mediterráneo y otras regiones, como EEUU, Canadá ó Australia, siempre determinado por la presencia de vectores competentes.

Actualmente la distribución geográfica de la enfermedad abarca una amplia franja en todo el mundo, que hasta el 2006 se creía restringida a latitudes entre los paralelos 35ºN y 40ºS. 

Si centramos nuestra atención en Europa, cabe destacar que las zonas donde se había registrado la enfermedad están localizadas en el sur del continente, concretamente en la cuenca mediterránea, donde han sido registrados los serotipos 1, 2, 4, 9, 10 y 16. En agosto de 2006 se declaró el primer brote de LA por el serotipo 8 en Holanda. Ese mismo año la enfermedad tuvo una rápida expansión por Alemania, Bélgica, Francia y Luxemburgo. Este serotipo nunca antes había sido registrado en Europa, ni estos países habían tenido casos de LA. En los años posteriores (2007 y 2008) se expandió por Suiza, Dinamarca, República Checa y Reino Unido, llegando hasta España en enero de 2008.

En 2007 también entró en España el serotipo 1, que se difundió en ese mismo año por Portugal e Italia. Al año siguiente, se detectaron el serotipo 6 en Holanda y Alemania y el serotipo 25 en Suiza. El último serotipo detectado, el serotipo 11, se observó en 2009 en Bélgica. Tanto el brote del serotipo 6 como el del 11 han sido producidos por cepas vacunales. Actualmente, la Unión Europea se enfrenta a los serotipos 1, 2, 4, 8, 9 y 16. 

Fig. 3: Áreas de restricción para los diferentes serotipos de la Lengua Azul en Europa a octubre de 2014
Fuente: Comisión Europea.

Evolución de la enfermedad en España en el siglo XXI

Desde el año 2000 hasta la actualidad, en España se ha evidenciado la presencia de 4 serotipos (los serotipos 2, 4, 1 y 8) de la Lengua Azul. Si bien los serotipos 2, 4 y 1 parecen haber sido introducidos en España a través de culicoides infectados transportados por corrientes de aire desde el norte de África, la vía de introducción del serotipo 8 en España puede deberse al comercio de animales infectados procedentes del centro y norte de Europa. Las políticas de erradicación de la enfermedad se han basado en la vacunación, consiguiendo la erradicación de la enfermedad en varias ocasiones (en las islas Baleares en 2002 y en 2005; en la Península en 2009).

Las zonas de restricción de la España a fecha de noviembre de 2012 son: Islas Canarias y Baleares libres de la enfermedad; toda España peninsular estaría considerada zona de restricción para el serotipo 1; cuatro provincias del sur de España también tienen esta categoría para el serotipo 4 y la comarca de campo de Gibraltar incluye también el serotipo 8. 

Fig. 6: Zonas de restriccion Lengua Azul en España a fecha de enero 2013
Fuente: Ministerio de Agricultura, Alimentacion y Medio Ambiente (MAGRAMA), 2013
 

Diagnóstico de la Lengua Azul

Ante la aparición de un brote de Lengua Azul (LA), las primeras sospechas se basan en los signos clínicos característicos y en la presencia de vectores en la zona del brote. Para confirmar el diagnóstico se requieren pruebas de laboratorio, aquellas prescritas por la Organización Mundial en Sanidad Animal (OIE) se encuentran en el  Capítulo 2.1.3 del Manual de Pruebas de Diagnóstico y Vacunas para los Animales Terrestres. En España, el diagnóstico de esta enfermedad ha de realizarse por los laboratorios de diagnóstico de las Comunidades o por el Laboratorio Nacional de Referencia de la Lengua azul (Laboratorio Central de Veterinaria de Algete). El diagnóstico se basa en el aislamiento del virus y su identificación a partir de muestras de sangre y tejidos, así como en la detección de anticuerpos en animales no vacunados, siendo las técnicas que se realizan:

Diagnóstico serológico:

  1. ELISA para la detección de anticuerpos frente al virus de la Lengua azul; disponible en todos los Laboratorios de diagnóstico de la enfermedad.
  2. Serotipificación por seroneutralización: Técnica de confirmación serológica disponible frente a los diversos serotipos del virus en el Laboratorio Nacional de Referencia.

Identificación del agente:

  1. Aislamiento del virus: Se realiza mediante la inoculación intravenosa en huevos de gallina embrionados de 10-12 días de edad o por inoculación en líneas celulares.
  2. Detección-identificación de genoma vírico y tipificación por RT-PCR: La técnica de la RT-PCR genérica se encuentra disponible en los Laboratorios de diagnóstico de Lengua Azul de las comunidades autónomas. Además, el Laboratorio Nacional de Referencia dispone de técnicas de RT-PCR específicas para los diferentes serotipos (serotipos 1, 4 y 8).

Prevención y control de la Lengua Azul

La Organización Mundial en Sanidad Animal (OIE) señala qué medidas deben llevarse a cabo frente a la Lengua Azul (LA) (Código Sanitario para los Animales Terrestres, Capitulo 8.3, Lengua Azul). Estas  medidas se recogen en la legislación de la Unión Europea (Directiva 2000/75/CE) y a nivel nacional se establece la normativa propia (Manual Práctico de Operaciones en la Lucha Contra la Lengua Azul). La lucha contra la enfermedad está basada en las siguientes actuaciones:

  • Rápida notificación a las autoridades competentes de todos los casos declarados sospechosos.
  • Debido a las características epidemiológicas de la enfermedad y su modo de transmisión, no está justificado el sacrificio total en la explotación como medio de erradicación.
  • Restricción de movimientos de animales procedentes de la explotación o explotaciones afectadas.
  • Establecimiento de un área de protección y de vigilancia alrededor de los focos de 100 y 50 kilómetros respectivamente. El tamaño de dichas áreas pueden modificarse de acuerdo con criterios geográficos, climáticos o entomológicos.
  • Confinamiento de los animales durante las horas de máxima actividad de los vectores, así como medidas de control del vector en el medio ambiente, en los alojamientos de los  animales y en los propios animales, mediante el uso de desinsectantes y repelentes.
  • Puesta en marcha de investigaciones clínicas, serológicas, epidemiológicas y entomológicas en las áreas de protección y vigilancia establecidas en torno a los focos.
  • Vacunación de las especies sensibles frente a la enfermedad
  • Programas de vigilancia entomológica, mediante la colocación de trampas, que nos permitan conocer las especies de Culicoides que pueden transmitir la enfermedad y cuándo aparecen éstos en la región objeto de estudio
  • Programas de vigilancia serológica que permita una detección precoz de la presencia de la enfermedad.

La vacunación es la medida más eficaz y práctica para reducir al mínimo las pérdidas asociadas a la enfermedad y lograr su erradicación. Debido a la existencia de numerosos serotipos se deberán utilizar vacunas frente al o los serotipos que se hayan aislado en la zona. Actualmente, existen varios tipos de vacunas frente a la Lengua Azul disponibles en el mercado:

  • Vacuna viva atenuada polivalente o monovalente
  • Vacuna inactivada polivalente o monovalente

Vacunación en España de la Lengua Azul

La vacunación está recomendada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y por la Unión Europea (Directiva 2000/75/CE) como método eficaz para la erradicación de la Lengua Azul (LA). Esta técnica estimula el sistema inmune paliando la sintomatología clínica y evitando la replicación vírica en los animales que pudieran infectarse, y por tanto disminuye la circulación viral de los diferentes serotipos del virus de la LA. Además, facilita los movimientos de los animales de especies sensibles desde zona restringida a zona libre con las garantías sanitarias adecuadas y como objetivo último su fin es lograr la erradicación final de la enfermedad. 

 

En España, se han usado dos tipos de vacunas para el control de la enfermedad: vacunas atenuadas monovalentes usadas desde el año 2000 hasta el 2006; y vacunas inactivadas monovalentes, desde el año 2006, o polivalentes (serotipos 1 y 4; serotipos 1 y 8), desde el 2009; siendo las vacunas inactivadas las únicas que se usan actualmente. Las vacunaciones de las diferentes provincias son establecidas en función de las zonas de restricción que establece el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

Desde el año 2000, mediante el uso de medidas profilácticas, especialmente la realización de campañas de vacunación, se ha conseguido la erradicación del serotipo 2 en 2002 (Islas Baleares), del serotipo 4 en 2005 (Islas Baleares)  y del serotipo 4 en 2009 (Península Ibérica).

Actualmente, se continúan con las mismas medidas para luchar contra la enfermedad. Sin embargo, la vacunación llevada a cabo frente a los serotipos 1, 4 y 8 ha provocado la reducción del número de focos, un alto nivel de cobertura vacunal y una evolución favorable de la situación epidemiológica. Estos hechos han permitido una reorientación en la estrategia vacunal en junio del 2011. Actualmente, la vacunación es voluntaria a criterio del titular de la explotación que, igualmente, se ha convertido en el responsable de asumir el coste económico de la misma. En cualquier caso, la vacuna será prescrita por un veterinario, que la aplicará o supervisará su aplicación, tal y como establece la Orden ARM/3373/2010, de 27 de diciembre, que deroga la Orden ARM/3054/2008 de cara a actualizar las medidas de lucha contra la enfermedad. 

Más información

http://rasve.magrama.es/Publica/InformacionGeneral/Enfermedades/enfermedades.asp
http://www.oie.int/es/
http://web.oie.int/wahis/public.php?page=home
http://ec.europa.eu/food/animal/diseases/controlmeasures/bluetongue_en.htm